Un imparcial Vista de challas en meiggs

El arte escénico más popular y extendido en Ají tuvo su oportunidad con la compañía de Alfredo Zarricolli y un espectáculo estelarizado por las hermanas Blanca y Olga Van Camps. Pero no alcanzaba para la subsistencia de un circuito que se desangraba económicamente. Por lo mismo, las funciones antaño benéficas o gratuitas para el público se vieron obstaculizadas por los administradores. El concierto de la mandolinista argentina Virginia Zuchi, quien se personarseía el 13 de febrero de 1916, unido al pedagogo Aníbal Aracena Infanta 99, la violinista Julia Penjean y al tenor chileno Gustavo Gutiérrez, fue cancelado en primera instancia porque los concesionarios querían caudal a cambio de la actuación. Sólo con una mediación superior, presumiblemente del ex corregidor Adolfo Fleck 100, pudo ejecutarse el acto con dos inclusiones de última hora: la de los hermanos y jóvenes estudiantes de música, Amanda y Adolfo Fleck, vástagos de la antaño primera autoridad municipal. Por este devenir financiero precario, durante el primer trimestre del 1916 el Melipilla tuvo un último concesionario, la empresa Grau, quienes comenzaron con el pie izquierdo al exhibir películas en malas condiciones producto de su permanente uso. Si aunque la cantidad de filmes circulantes eran pocos y antiguos 99 Aníbal Aracena Infanta fue un compositor y profesor del Conservatorio Doméstico de Santiago de 1909 a 1918, organista en la Basílica de la Merced de Santiago y profesor particular de piano, órgano y teoría de la música. Al respecto: Salas Viu, Vicente, La Creación Musical en Ají, , Santiago de Pimiento, Ediciones de la Universidad de Ají, 1951, p Su período al mando del municipio se extendió entre los años 1909 y

110 siempre había que cercar, no ver, callar. Y la doble significación. Si él violaba Bancal choro, si ella Cuadro abusada se lo andaba buscando. Mientras tanto, la ciudad en dictadura tenía sus anhelos propios: la construcción de un megacentro deportivo que nunca se concretó, la compra de una antena repetidora para que se viera mejor la tv, la participación de Soinca Sobretodo por primera tiempo en el torneo de ascenso del fútbol profesional codeándose con equipos de renombre, y mayores celebraciones en zonas no céntricas, como Huilco y Mallarauco. Anhelos que se sazonaban con un maquillaje urbano para fallar hijos ilustres a tantos como nunca ayer se había hecho. El líder de la Asamblea de Gobierno, Augusto Pinochet y los generales Humberto Gordon, Encima del Ministro del Interior, Militar César Raúl Benavides, fueron declarados por el alcalde Eduardo Morales como ciudadanos ilustres. Morales, capitán en retiro del Ejército, pequeño agricultor y dirigente camionero, guardaba buenas relaciones con el dueño del Cinematógrafo Palace y forjó una relación cordial entre el municipio y el principal circuito de espectáculos. A tanto llegaba dicha empatía, que los dineros recaudados por el Buscando la Mejor Voz se repartían igualmente entre el empresario del Palace y la Municipalidad, destinando parte de lo obtenido al Hogar de Ancianos. Al Serrano, por su parte, le seguía yendo correctamente y permanecía como el emplazamiento de siempre, según recuerda Pía Barros: No era caro porque daban tres películas, aunque para que pasara rápido le cortaban las tres cuartas partes. Pero individualidad iba como a pololear igualmente, estaba la letanía del cochero para ir a atracar y defender tu virginidad como energúmena, pero había sectores donde te sentabas a ver si queríCampeón.

Por supuesto, el baile y las fiestas pero no serían lo mismo, habían cambiado irreversiblemente. La década de 1960: la bisagra y el decadencia La término de 1960 es una verdadera bisagra histórica 200 en lo que a cultura popular, movilizaciones y cambios políticos se refiere. Paradójicamente fue aquella en que el Teatro Serrano comenzó su proceso de cese. Proceso calmoso, lleno de indecisiones, desidia y desistimiento, pero asimismo de triquiñuelas y novelescas circunstancias que lo condujeron a su fin, introduciendo en decorado a un personaje secreto en la configuración del Melipilla de la segunda mitad del siglo XX. El teatro como disciplina vivía una época privilegiada en la ciudad y en esta tarea el Ateneo Juan Francisco González encontraba una respuesta a la importancia de sus deseos. La presentación de La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca y dirigida por Jorge Lillo, puso en Melipilla a un nómina compuesto por Carmen Bunster, María Teresa Fricke, Malú Aldunate, María Cánepa, María Valle y Elga Cristina Laborde. Se trató de un montaje de primer nivel que no iba en beneficio de nadie, es decir, Bancal parte de los intentos del Ateneo por tener teatro, pagando una entrada por el simple hecho de presenciar una obra. El éxito fue total y las dos funciones lucieron butacas completas, 200 En Historia del siglo XX chileno: Recuento paradojal, los autores ocupan esta definición para referirse a esta término: La burbujeo social, la transgresión a las costumbres, el desenfreno eufórico por el cambio y un musculoso optimismo y confianza en el futuro, fueron los signos que marcaron la pauta. Fue una época de trastornos en las modas, estéticas, consignas, representaciones y conductas, liderada por sujetos nuevos como los jóvenes y las mujeres en el ámbito de una Civilización de masas que se consolidaba, todo lo cual irrumpió en la vida pública con inusitada magnitud. La lapso se convirtió en una verdadera bisagra histórica. Op. cit. Correa et al., p

Cuadro su propio regalo de Navidad y la chispa que inició una carrera musical prolífica, llevándolo a crear el Trío Excentricidad y más tarde Las Guitarras Viajeras, que alcanzarían agradecimiento Doméstico en la compañía del mítico cantante Ramón Aguilera. Esa excursión traería más emociones para Sagredo. Primero dieron una película y luego salieron ellos. Yo saqué aposentaduríVencedor para primera fila y aproveché que en la primera función salieron y se quedaron en el antesala del teatro. Me quedé afuera esperándolos y me acerqué a ellos. Ellos me dijeron oye tú nos puedes sufrir a una parte donde poder cenar un poquito porque tenemos otra proceder luego. Dando la vuelta por calle Vargas, como a 30 metros, estaba el Club Social Diego Portales. Cuadro famoso y enorme, tenía tres patios cerca de adentro. Ahí llegué con ellos y les pregunté si posiblemente alguna momento podría conservarse a tocar como ellos. Me preguntaron si sabía tocar y les respondí que sí, pero muy poco, lo obvio, lo que captaba a mi perduración y practicaba con unos primos. Alfredo Gil, punteador de Los Panchos, me hizo estirar los brazos frente a él con las manos estiradas, como aplaudiendo, y me dijo ah, todas las personas que tienen talento tienen el dedo gordo en torno a atrás, curvado. Tú vas a ser un muy buen guitarrista. Yo me reía nomás, decía que estaban bromeando, pero estaba acertado. Me regalaron una moneda y me compraron una bebida. Esperé que cenaran, me vine a la calle y entré a la segunda función. Mi papá casi me pegó en la casa porque llegué tarde. Fue un sueño tan Verdadero y nunca pensé que iba a poder a resistir a tocar tan acertadamente como ellos. Y dije voy a seguir esta recorrido. Posteriormente yo formé a dos amigos más e hicimos el Trío Fantasía, luego el Cuarteto Excentricidad

La sala de basura cuenta con el suministro necesario para el almacenamiento de las basuras, agua potable para el aseo e higiene de la sala. Posee un adecuado aislamiento para impedir escapes de olores o gases al foráneo. Los ductos de basura cuentan en su parte superior con una challa de agua controlada por una grifo de paso ubicada y rotulada en el pasillo del primer pavimento, la que es usada cuando se requiera hacer el aseo e higiene del ducto o por incendio Precauciones. Los usuarios no deberán introducir manos o cualquier parte del cuerpo a través de la tolva, por cuanto es enormemente riesgoso por la posible caída de objetos contundentes de algún pavimento superior. No se deberá arrojar al doctrina de ductos, papeles encendidos, elementos de vidrio, tarros de aerosol, botellas plásticas, ni ningún producto químico o combustible. La Delegación deberá recolectar desde los departamentos todo elemento de desecho que no puede ser eliminado a través del ducto. Siempre se deberá utilizar bolsas plásticas cerradas para eliminar las basuras desde las tolvas.

cit. Zegers, p. 51. Asimismo puede revisarse el sitio Web del Teatro ICTUS, habitable en: (revisado en: diciembre de 2011). de izquierda, tenía un poder de palabra, un bla bla que convencía y lograba traer obras que creo que la gente no entendía. Me acuerdo que en Pedro, Juan y Diego, en un momento echaban de la pega a uno de los personajes y cloruro sódicoía una señAhora de atrás del decorado que era su compañera. Cloruro sódicoía ella de un zona medio ambiguo, porque Bancal como el panorama nacional que se había ido a la chucha, casi llorando y dice: chapulines, chapulines. La gente se cagaba de la risa, pero Cuadro terrible, porque ella cloruro sódicoía con su Irreflexivo en brazos a traicionar chapulines para poder manducar. Cosas Triunfadorí la Familia no las entendía, aunque siquiera nadie se iba a reír del gobierno, si estaba satisfecho de sapos. Mallea y sus buenas intenciones igualmente verían la cara del fracaso, porque lo que debía ser un gran suceso para noviembre de 1977 terminó en un sonado traspié. Con semanas de prelación se anunció la conducta del Ballet del Teatro Colón. El teatro más prestigioso de América Latina se encontraba en una tournée mundial y en su paso por Chile incluiría al Teatro Municipal de Viña del Mar, al Municipal de Santiago y al Palace de Melipilla. En ese elenco venía la primera bailarina Tienta Segni, acompañada de Katy Gallo, Liliana Ivanoff, Liliana Martínez, Rodolfo Lancha, Gustavo Mollajoli y Leandro Regueiro. Lamentablemente para los productores, los números no cuadraron. Mallea, como principal promotor de la actividad y siendo director del Colegio Alonso de Ercilla, informó de un gordo compromiso que alcanzó los pesos, conveniente a la escasa concurrencia. Fue una primera campanada de alerta que no dañó sus intentos por promover actividades culturales. Pero Mallea no obstante no estaría tan solo. Su trabajo era observado por la municipalidad melipillana que formó una Comisión Cultural, dirigida por Héctor

134 Tomando en cuenta esta clasificación, se puede sostener que este texto está situado en el nivel microhistórico. En objetivo, se buscaron identificar las razones del decadencia y desaparición de los teatros en Melipilla, a través del influjo de los amplios procesos de cambio social y las formas particulares en que los melipillanos, durante el siglo XX, hicieron frente o se adecuaron a dichos cambios sociales. La dialéctica causal del nivel microhistórico, en el cual un proceso amplio condiciona el devenir de una comunidad particular, es especialmente evidente para el caso melipillano con la aparición del primer teatro del siglo XX. En finalidad, el surgimiento del primer teatro melipillano estuvo más correctamente combinado al proceso internacional que significó el cine, no obstante fuera como expansión tecnológico con la masificación del biógrafo y como desarrollo de una nueva forma de representación artística, es proponer, lo que ahora se denomina comúnmente como séptimo arte. Pues acertadamente, se puede afirmar que el influjo del gran pantalla que aún era incipiente tuvo incluso mayor objetivo para la formación del primer teatro que el de la zarzuela, género dominante sin embargo en el último cuarto del siglo XIX chileno. Figuraí fue descrito en el capítulo 1, en que los empresarios Francisco Lueje y Ramón Roza, dueños del Biógrafo Royal, al ampliar sus instalaciones de calle Valdés, dieron origen al Teatro Apolo. Además, este teatro generado gracias a la novedad que representaba el cine, tuvo un predecesor durante el siglo XX, a conocer: el Biógrafo Transiberiano, que estando sólo de paso por Melipilla, proyectó filmes durante el año 1907 en la Plaza de Armas de la ciudad. La preponderancia del cine, asociado a los teatros, fue central para el caso melipillano a lo grande de toda su historia. Tanto Triunfadorí, que al último teatro de la ciudad se le denominó, por parte de su dueño José Massoud, Cinema Palace.

Moser y Maucher, concesionarios del teatro, habían demostrado un buen trabajo. Elso Contreras también lo cree. Al mirar desde el año 1956 alrededor de atrás, el boletero opina que sabían sobrado del asunto, porque cuando estuvieron fue cuando mejor estuvo Melipilla con el teatro, porque le gustaban las películas que recién llegaban, los eventos en vivo. Y asimismo acogía de buena guisa las demandas del público por someter el espacio a arreglos. Arreglos pequeños y cosméticos ciertamente, pues ni eran magos ni mecenas y no iban a desembolsar lo que no les correspondía, dado que Cuadro el municipio el que debía trabajar en los arreglos mayores del inmueble. Lamentablemente la alcaldía no contaba con medios. Eran tan escasos los dineros del tesoro municipal, que hasta se debió crear una comisión peculiar para poner pasto sobre la cancha del estadio municipal, que Bancal poco más que un rectángulo de tierra para En ese bullicio no dejó de ser extraña la comunicado titulada Nuevo teatro en Melipilla?, aparecida en El Labrador en cuyo texto se reseñaba: Se nos informa que se estaría gestionando la instalación de un nuevo teatro en Melipilla, el cual sería instalado en unidad de los sitios centrales de Plaza de Armas, cual sería acondicionado para 500 butacas de platea únicamente, igual que los teatros modernos de la haber 195. Sin más antecedentes, no extraña la motivación detrás de la aviso. Razones para esto habían varias. Iban desde el disgusto de una aristocracia aburrida con las costumbres bullangueras y carentes de modales desplegadas en cada función del Teatro 195 El Labrador, 12 de mayo de

243 El Mercurio, citado en op. cit. Errázuriz, p La Secretaría Nacional de la Pubescencia, en su capítulo melipillano, se inauguró el sábado 10 de agosto en el Cinema Palace, con la presencia de números artísticos de colegios y liceos y del Conjunto Folklórico Municipal. Melipilla fue parte de este proceso y sus teatros atestiguaron este tránsito cultural en el que todo el país se encontraba. Para 1974, por orden de la Secretaría Militar de Gobierno, el corregidor subrogante citó a directores de establecimientos educacionales y otras instituciones de la ciudad para crear un instituto cultural que sirva de pulvínulo a instituciones que canalicen inquietudes de mayor nivel cultural y educación para nuestro pueblo. Los presentes a la cita aprobaron el proclamación de un Consejo Cultural compuesto por cinco miembros y que tendrá el mandato de asesorar al alcalde en la promoción cultural de la comuna. El consejo quedó formado por Edelberto Elgueta, Nelson Retamales, Abel Fuenzalida, Carlos Avilés y Horacio Carreño, siendo el secretario Hernán Morales 245. Folcloristas, educadores e historiadores tomaban parte de la orgánica cultural que la dictadura planteaba para la nueva Cuadro del país. Así, la presencia del folklore en Melipilla creció con instancias como el Festival Melipilla Renace, realizado en agosto de 1974 en el Campo Alberto González Godoy. Organizado por la Secretaría Doméstico de la Pubescencia, a través de su capítulo melipillano, tuvo gran concurso y coronó como campeón al conjunto Esperanza y al damisela solista Washington Gómez, quien sería figura importante en la historia de la ciudad al convertirse en la voz y guitarra de la canción Canto a Melipilla. Un año a posteriori, el municipio impartió en talleres de enseñanza básica clases de cuecas, refalosas, sajurianas, chapecaos, cielitos, pequén y sombrerito. Los monitores eran María Catrián Ruiz, Washington Gómez, Alicia Hidalgo, Hernán Ruiz, entre otros, y celebraban ese 18 de septiembre un festival de folklore escolar 245 El Labrador, 15 de septiembre de

112 jadores a las puertas del foyer. Asistido por miembros del staff de Sesto, fueron tres los hombres premunidos con sacos que hicieron frente a una avalancha enfervorizada que dejaba lo que tuvieran: $1.000 pesos, $500, $100 o sencillamente las gracias fueron los precios que pagaron por ver el espectáculo. El gachupin, de pantalones asfixiantes, ostentosa hebilla en el cinturón, vuelos en la camisa y chaqueta verde, cantó en presencia de personas. Tres muchachas subieron para estar un momento con su ídolo, sólo dos bajaron. Una, con anteojos que denotaban su aguda ceguera, no volvió más del decorado. Nadie sabe si fue porque no encontró la escala o porque no daba más de la emoción. Mismo sentimiento que embargó al conocido durante las dos horas del show en que el ibero cambió dos y hasta tres tenidas, provocando incluso el desmayo de ciertas jovencitas. María Hidalgo no sucumbió y al final de la última canción corrió cerca de la puerta de escape. Había dos carabineros, pero yo les dije que trabajaba en la fuente de soda, singular no me creyó mucho, pero el otro me reconoció. Subí las escalinatas, iba saliendo, nos encontramos, me dijo Hola otra momento, cómo estás y me dijo que iba a salir en vehículo de inmediato, porque a la entrada lo habían dejado mal, me contó que todavía le dolía la inicio con los mechones que le tiraron. Triunfadorí que me puso la mano en el hombro para que lo llevara y lo ayudé a salir. Las chiquillas me odiaban, salió al tiro. Sesto pasó y la normalidad volvió al Palace. Cerca de el año 1976 y 1977 la cantidad de Clan que concurría no variaba mucho. Por otra parte de las películas mexicanas, que poco a poco se iban acabando, estaban las españolas, con varios famosos sin embargo consagrados como Marisol, Joselito, Sara Montiel, Pili y Mili y Rocío Durcal.

108 en la Plaza de Armas, donde se podía ver el enseñanza de los menores. Griselda Bronceado, recuerda que: Teníamos que ir a todas las clases de folklore que hacía el conjunto de la Municipalidad, con el Nano Ruiz, la Alicia, Manuel Encina. Las hacían en el colegio porque éramos niñitas de las monjas y no podíamos salir. A posteriori hacían grandes actos. Se exacerbaba el folklore y no habían cuecas choras, las cuecas que se bailaban eran cuecas de salón y exacerbando el tema nacionalista mediante las actividades que hacía el colegio. Cuadro todo muy nacionalista. El folklore tuvo apoyo en Melipilla como nunca antaño. La canción Canto a Melipilla pudo ser grabada en estudios santiaguinos, gracias al apoyo del alcalde designado Eduardo Morales 246. Un ejemplo de esto es que dos abriles más tarde se creó el Primer Festival Folklórico, bajo el mando de Nelson Retamales. Organizado por el municipio y la Dirección Departamental de Educación de Melipilla los díCampeón 15, 16, 17 y 18 de septiembre, se congregaron escuelas de la zona en el marco de un realizado total y con la presencia de las cámaras de Canal 13. Esta oportunidad, el emplazamiento predilecto no fue el Palace, sino el recinto Alberto González, que tenía mejores accesos, más espacio para ejecutar las danzas y no necesariamente un peor sonido. La empresa Soinca también aportaba en esta corriente con el Festival Melipilla Canta con Melipilla de 1976, patrocinado por el Cuerpo de Bomberos y la Gobernación de Melipilla, que durante seis díVencedor dirimió entre las mejores canciones del especie folklórico e internacional. Las fiestas de la primavera, que 246 El Labrador, 22 de septiembre de prosiguieron a cargo de la Secretaría Nacional de la Mocedad, igualmente disfrutaron el folklore como hito permanente.

76 no estaba destapado para la naciente expresión artística Circunscrito, sí lo estaba para alojar con más periodicidad que sus anteriores a sonados espectáculos santiaguinos. Moser y Maucher lo sabían. Sólo en 1952 acogieron a Malú Gatica, por ese entonces máxima sino del cine Doméstico, que con su voz y acompañada de guitarristas encandiló a los melipillanos. La mayor figura femenina en la historia del gran pantalla nacional, había filmado 13 películas entre Pimiento y México, y dos en el mismísimo Hollywood. Declarante presencial de la cobranza del perímetro, dada su condición de boletero, Contreras no guarda dudas sobre aquellos díGanador: Con las películas se llenaba siempre. Los díGanador sábado y domingo sobretodo. Como yo trabajaba en la boletería me hice de hartos amigos. Aquí en Melipilla los ricachones eran muy amigos. Los Suárez, que eran cabros, me mandaban a reservar las entradas que eran numeradas, las plateas. Entonces ahí yo tenía mi trabajo de guardarle los mejores asientos. Bancal bonita entretención el teatro y no había mucho más. Estaba el teatro y las quintas de bailoteo, que habían dos nomás. En esa época estaba la casa de campo El Sauce y El Radical, ahí había música, se bailaba toda la Incertidumbre. Sin mayores entretenciones y con nuevos éxitos en una radiofonía cada momento más expansiva en términos de estaciones y de aparatos circulando, los eventos que traían a las figuras radiales literalmente reventaban el Serrano. En 1952, Maruja Ravanal, la actriz y cantante melipillana fue responsable de un festival humorístico y musical donde figuraban Hilda Sour, Arturo Gatica, Empíreo Montes, el Trío Monterrey, Elena Moreno, los cómicos Manolo González, Juan Jones, Ricardo Azúa, el Dúo Rey Silva, Shenda Román, Magali del Río, Marta Pizarro, Pepe Olivares, Guido Orellana, Lucho Gatica, Gaby Ramos, Gabriel Araya, Carlos Corci, Olga Villanueva, Mario Aguilera, los cuales para la época eran la crème de los artistas de radio.

Flores, rotulado en ese tiempo como el actor chileno más célebre en la categoría de Demandante 176, acogería el Premio Nacional de Arte un año después y visitaría nuevamente Melipilla en 1947 con las obras Las 3 perfectas casadas, de Alejandro Casona y Estos muchachos de 50 abriles, de Carlos Cariola. Dos funciones en un día, poco ordinario en las obras que presentaban para públicos como el melipillano, que no llenaba dos veces el Serrano para ver la misma cuchitril. Es más, un día antiguamente de aquella nueva entrevista de Flores, la compañía de teatro de Gabriel Cruz había puesto en decorado, con Isabel Sandoval, la comedia Modas. Sumado a lo antecedente, el esfuerzo integrador de Pedro Aguirre Cerda para vincular a la ciudadanía con pinche el link el arte, tuvo varias extensiones y una de ellas tocó a Melipilla. Se trataba de los teatros móviles. Creados en 1942 por iniciativa de la Dirección Doméstico de Teatro, reflotaron la vieja costumbre de aparearse obras en carpas, fundamentalmente de dramaturgos chilenos. Cosa ex- 175 Al respecto: Valjalo, David, Se levanta el telón en Letras Chilena, creación y crítica, Vol. 10, núms. 2 y 3, 1987, pp Junto a añadir que Flores se había convertido en el principal creador del reflote de un teatro chileno decaído por la mediocridad de sus obras, su pasmosa respuesta a los lenguajes del cinema, la crisis heredada de los abriles 30, y por una dialéctica de trabajo que dio prioridad a los simplismos escénicos. Fue una bisagra cronológica en el cambio de un remoto a un nuevo teatro, principalmente universitario en 1941 se fundó el Teatro Práctico de la Universidad de Pimiento y en 1943 el Teatro de Entrenamiento de la Universidad Católica, que dominaría la decorado teatral nacional en las siguientes décadas. 176 Escudero, Alfonso, Apuntes sobre el Teatro en Ají, 2ª ed., Santiago de Ají, Editorial Salesiana, 1967, p

Por su parte los flexibles que conectan las griferíCampeón y artefactos deben ser cambiados por el propietario al menos cada año y deben ser revisadas constantemente por el propietario. Los reemplazos de los flexibles debe realizarlo personas calificadas para ello. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistencia de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíFigura. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistencia de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíCampeón. Cuando se produzca una filtración por pequeña que sea, Usted debe cerrar inmediatamente la grifo de paso del recinto enseñada al momento de la entrega. Si Usted ejecuta el procedimiento de su responsabilidad, en cuanto a la mantención, no ha forzado la grifería al cerrar o abrir y/o cambia la empaquetadura correspondiente y al momento de atinar nuevamente el agua la filtración se mantiene, contáctese inmediatamente con la Despacho del Edificio. En los artefactos sanitarios nos encontramos con tres elementos, el artefacto propiamente tal, la grifería y el desagüe. En relación a los artefactos su aval está acorde a marca y recomendaciones proveedor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *